El Plan

  • "Llamada al afecto". Post de Ada Colau en su blog.
    Ver más
  • Carta a Rajoy. Carta de la alcaldesa de Barcelona al presidente del Gobierno español.
    Ver más
  • "Nosotras, las ciudades de Europa", carta abierta de Ada Colau, Barcelona; Anne Hidalgo, París; Spyros Galinos, Lesbos, y Giusi Nicolini, Lampedusa.
    Ver más
  • Medida de gobierno: Barcelona, ciutat refugi.  Ver más

El mundo vive la peor crisis humanitaria de la historia reciente. Cada día, miles de personas huyen de su casa en busca de un lugar seguro y muchas llegan a Europa para buscar protección.

Los estados son los que deciden sobre el asilo, pero son las ciudades las que dan refugio y las que garantizan la convivencia cotidiana de ideas, culturas y religiones diferentes. Lo estamos haciendo cada día a pequeña escala y lo podemos hacer a una escala mayor. Solo se necesita voluntad política.

Barcelona no está en el epicentro de la crisis, pero es y ha sido siempre una ciudad abierta y de acogida, y puede contribuir a aliviarla. Su solidaridad se puso de manifiesto durante la década de los noventa con la población desplazada por las guerras en la antigua Yugoslavia.

Queremos dotar a Barcelona de un modelo integral de acogida, propio y permanente. Que nos sirva ahora y para siempre.

El Ayuntamiento da apoyo desde 1989 a los migrantes extracomunitarios y a los solicitantes de asilo a través del Servicio de Atención a Inmigrantes, Emigrantes y Refugiados (SAIER) y colabora a través de subvenciones con las entitades de la ciudad que trabajan en asilo y en cooperación internacional y educación para el desarrollo, asfixiadas estos últimos años por las políticas de recortes estatales y catalanas. Desde 2009, dispone del Centro de Recursos Internacional para la Paz de Barcelona (CRIPB), que promueve la cultura de paz a través del diálogo, la sensibilización y la formación en gestión de crisis y resolución de conflictos.

Con la crisis humanitaria internacional y ante la inacción del Estado, el Ayuntamiento, las entidades sociales y la ciudadanía de Barcelona decidieron volver a movilizarse.

El plan “Barcelona, ciudad refugio” se puso en marcha en setiembre del 2015 para dar respuesta a la crisis humanitaria actual y preparar la ciudad para acoger y asistir a las personas refugiadas, proveerlas de los servicios necesarios y garantizar sus derechos.

El objetivo es ambicioso: dotar a Barcelona de un modelo integral de acogida de refugiados, propio y permanente, que nos sirva ahora y para siempre. Barcelona es referente en muchos ámbitos, y en este también lo quiere ser.

El siglo XXI es el del desplazamiento forzado de personas. Las circunstancias en las que vivimos hoy son excepcionales, pero también son duraderas. Cualquier solución a la crisis humanitaria actual debe pensarse mirando al futuro. Los refugiados ya están aquí y continuarán llegando. Y una gran mayoría no podrá regresar a casa a corto plazo.

Los ejes de trabajo Haz clic para desplegar el contenido

El plan “Barcelona, ciudad refugio” trabaja en cuatro ejes que involucran a distintos servicios y departamentos del Ayuntamiento:

La estrategia de acogida: define la estrategia y el modelo de la acogida en Barcelona y las fases en la que se desarrollará. El objetivo es minimizar su impacto y llevarla a cabo de la forma más eficaz posible, y teniendo en cuenta tanto las necesidades y los derechos de la población refugiada como los de la población de acogida, la de la ciudad.

La atención de los refugiados que ya residen en Barcelona: refuerza el Servicio de Atención a Inmigrantes, Emigrantes y Refugiados (SAIER) y diseña un programa de atención por dar protección y asistencia a los solicitantes de asilo que ya están en Barcelona y que no reciben atención del programa estatal. Ver más

La participación y la información de la ciudadanía: el plan dispone de un espacio ciudadano para coordinar la acción del Ayuntamiento y de las entidades en todas las tareas de voluntariado y de sensibilización y educación para el desarrollo. También ha puesto en marcha herramientas de información transparente, como esta web y el boletín de información, que se envía regularmente a quien lo desee. Ver más

La acción exterior: el Ayuntamiento impulsa la coordinación y el apoyo mutuo entre ciudades y municipios europeos, tanto en una relación ciudad-ciudad como en el marco de las redes internacionales de las que forma parte. También ha incrementado la ayuda financiera destinada a las entidades que trabajan sobre el terreno, en origen y en ruta. Ver más

Los principios Haz clic para desplegar el contenido

El plan “Barcelona, ciudad refugio” trabaja siguiendo varios principios y de manera transversal:

Impulsa las acciones de incidencia política y reclama al Gobierno español y a la Unión Europea la reubicación de las personas refugiadas y el establecimiento de un pasaje legal y seguro de llegada, así como políticas que actúen sobre la raíz del problema.

Pone en marcha una estrategia de acogida eficaz y un modelo propio de atención integral de los refugiados en colaboración con las entidades que son expertas en la materia y que forman parte del tejido de la ciudad, lo que permitirá abordar todas las casuísticas de forma individualizada.

Refuerza los servicios, los recursos y las redes de la ciudad sin crear estructuras paralelas a las que ya existen. Uno de los retos de la acogida, por ejemplo, es el del alojamiento. El plan está incrementando la bolsa de vivienda social de Barcelona, hecho que beneficiará a la ciudad.

Colabora con las entidades y el tejido asociativo de la ciudad. Todas las tareas se llevan a cabo con su complicidad y su pericia, desde el diseño de la estrategia y el modelo de acogida hasta la organización y la gestión del voluntariado.

La estrategia de acogida Haz clic para desplegar el contenido

La política de asilo es competencia del Estado y de sus compromisos europeos dependerá el calendario y el número de personas que lleguen a Barcelona.

La parálisis y la falta de información y de coordinación del Gobierno central con las administraciones autonómicas y locales no ayuda a preparar la acogida y crea expectativas que no se acaban cumpliendo, como pasó en otoño del 2015, cuando el Estado se preparaba para recibir a un número elevado de personas refugiadas reubicadas desde Italia y Grecia que no llegaron.

En este contexto de incertidumbre, el plan “Barcelona, ciudad refugio” se adelanta a los acontecimientos y prepara la ciudad para responder con eficacia ante cualquier escenario: llegada normalizada de personas a través de los contingentes europeos, llegada masiva de personas en situaciones imprevistas y flujo constante de llegadas espontáneas individuales o en familia.

Los preparativos se han llevado a cabo con las mesas de resiliencia de la ciudad, que integran a representantes de un buen número de direcciones y servicios municipales. Incluyen distintas actuaciones, como:

Reforzar los servicios municipales que atienden a las personas refugiadas para acompañarlas a lo largo de las distintas fases del proceso, y elaborar una guía de actuación de todos los ámbitos implicados, desde los servicios sociales y vivienda a salud, educación o trabajo.

Proporcionar apoyo a través de convenios a las entidades que atienden a personas refugiadas para organizar su estancia y el proceso de integración de manera ágil y eficaz.

Diseñar un dispositivo de emergencia a aplicar en situaciones imprevistas o en caso de que lleguen un número elevado de personas de manera sostenida o más de 75 persones de una vez que colapsen el programa estatal. Es una medida preventiva, para garantizar el funcionamiento ordinario de la ciudad a pesar de la situación excepcional que puede provocar la llegada de personas en un espacio de tiempo corto. Se inspira en el modelo del plan básico de emergencia municipal de Barcelona.

Organizar la gestión del voluntariado y definir los perfiles y las tareas a desarrollar en cada una de las fases del proceso, desde el acompañamiento en los desplazamientos y en las actividades de ocio a la traducción y el aprendizaje de lenguas.

La estrategia de acogida consta de cuatro fases: preparación, recepción, acogida y seguimiento social. Su aplicación dependerá del volumen de personas que se acojan, del calendario de la llegada y, también, de las expectativas que ellas mismas tengan sobre su futuro.

El equipo del plan Haz clic para desplegar el contenido

El equipo del plan “Barcelona, ciudad refugio” está formado por su director técnico, Ignasi Calbó, y el coordinador de participación y sensibilización, Pablo Peralta de Andrés. Miguel Bautista se ocupa de la administración y la atención a la ciudadanía y Mariona Sòria, del gabinete de prensa del Ayuntamiento, de la atención a los medios de comunicación.

El equipo depende de la Cuarta Tenencia de Alcaldía y de la Gerencia de Derechos Sociales, y coordina la labor transversal de varios departamentos y servicios del Ayuntamiento: desde la Dirección de Atención y Acogida a Inmigrantes, la Dirección de Justicia Global y Cooperación Internacional hasta Ciudadanía y Participación, Servicios Sociales o Promoción de la Vivienda.

Los gastos Haz clic para desplegar el contenido

  • Gastos en refugio 2016
  • Atencion y acogida de personas refugiadas
  • Sensibilización y educación para el desarrollo
  • Cooperació internacional

Comparte este contenido

Whatsapp