Las càmaras, en manos de los protagonistas

Las càmaras, en manos de los protagonistas

18/12/2017 - 15:40

Redacció

Sensibilització. El proyecto de fotografía participativa “Transit Tales” propone una mirada íntima y en primera persona a las vivencias de personas refugiadas y migrantes llegadas a Europa.

“Transit Tales” és un projecte artístic i narratiu particular, que vol abordar l’anomenada 'crisi de refugiats' d’una manera diferent. Impulsat pel centre de fotografia i mitjans documentals CFD Barcelona, aquest projecte europeu s’ha desenvolupat en tres llocs diferents, Barcelona, Berlín i París, al llarg del curs 2016-2017. El més innovador és que ha posat les càmeres fotogràfiques en mans dels protagonistes del relat, que expliquen la seva història de fugida, de trànsit i d'asil en primera persona. L’exposició itinerant d’aquesta experiència de fotografia participativa es podrà visitar del 19 de desembre al 14 de gener al Convent de Sant Agustí, a Barcelona.

“Transit Tales” tiene su origen en el proyecto “Jungleye”, que inició en noviembre del 2015 una estudiante del CFD, la fotógrafa Séverine Sajous, en la Jungla, como se conocía popularmente el campo de refugiados de Calais, en Francia, desalojado en octubre del 2016. Sajous y la arquitecta Julie Brun pasaron ahí seis meses y desarrollaron un proyecto de fotografía participativa que sigue vivo en las redes sociales. Diez personas refugiadas, procedentes de diversos países, aprendieron fotografía de una forma lúdica y la utilizaron como una herramienta para expresar sus vivencias. “Jungleye” trabaja ahora en el campo de refugiados de Zweibrücken, en Alemania.

“Transit Tales” partió de esta experiencia y la amplió. Promovido por el CFD y “Jungleye”, se sumaron al proyecto el colectivo Oiseaux Sans Tête, de Bruselas, y la red europea EYFA, con base en Berlín. El proyecto ha contado con la financiación del programa “Erasmus+” y del plan “Barcelona, ciudad refugio”.

La representación del otro

Como “Jungleye”, “Transit Tales” nació de la necesidad de cuestionar la representación de las personas migrantes y refugiadas. El objetivo que se planteó fue dar voz a los protagonistas del relato y proporcionarles las herramientas necesarias para que las personas que viven en tránsito —de ahí el nombre del proyecto— pudieran explicar su historia.

“Son ellos los que deciden qué quieren mostrar de su historia. La imagen del refugiado está un poco distorsionada, y pensábamos que era muy interesante que la gente la pudiera recibir desde la perspectiva de ellos mismos”, afirma la fotógrafa Anna Bosch, codirectora del CFD Barcelona.

Además de la cámara, los fotógrafos han trabajado con logbooks, una especie de álbum o cuaderno artístico que combina imágenes y textos y facilita expresar emociones y vivencias y transmitir mensajes siguiendo una secuencia de instrucciones.

“El logbook es una herramienta metodológica, que permite expresar cosas que les han pasado a lo largo de la vida de una forma muy poética. Acaban saliendo mensajes muy potentes”, añade Bosch.

Web y actividades

El proyecto empezó en Barcelona en octubre del 2016 con un primero ciclo de actividades, que incluyó seminarios, mesas redondas y talleres dirigidos a profesionales y al público general. Después se han realizado más en otros lugares de Europa. Las últimas jornadas, de cierre, tendrán lugar el 20 de diciembre en el CFD.

A partir de aquí se desarrollaron los talleres participativos con personas refugiadas y migrantes, todos ellos dinamizados por Séverine Sajous, algunos con la ayuda de Bosch. Se han realizado cinco en total, uno en Berlín, uno en Ivry-Sur-Seine —un centro de acogida de emergencia para mujeres y familias gestionado por Emmaüs Solidarité e inaugurado en enero del 2017— y tres en Barcelona, dos de los cuales en la Casa Bloc de Sant Andreu y uno con personas migrantes y refugiadas del colectivo LGBTI usuarias de la asociación Acathi.

“Transit Tales” dispone también de un web interactivo para dar continuidad al proyecto y acoger otras experiencias similares. Este es el caso, por ejemplo, de “Sueños refugiados”, un proyecto de fotografía participativa que dirigió en Barcelona el fotógrafo Héctor Mediavilla con once personas refugiadas o solicitantes de asilo, también con el apoyo del Ayuntamiento.