Nuestra casa es vuestra casa

27/02/2018 - 19:44

Redacció

Ciudad refugio. La firma de un nuevo convenio con la plataforma Refugees Welcome impulsa la acogida de personas refugiadas en la ciudad.

Valentina es ucraniana y hace seis meses que vive con Laura y su familia. Esta ha sido una de las experiencias de convivencia que ha propiciado la plataforma Refugees Welcome, mediante un proyecto que pone en contacto a personas refugiadas que necesitan una vivienda con vecinos y vecinas que quieren alquilar una habitación.

VIDEO. Jaume Asens: “Este programa no es un ejercicio de caridad o asistencialismo, sino un ejercicio de solidaridad mutua.”

En los últimos seis meses se ha desarrollado esta prueba piloto en la ciudad para poner en marcha el proyecto, por el cual se firmó un convenio de 15.000 euros y que ha generado 13 experiencias de vivienda compartida. El éxito ha favorecido la firma de un nuevo convenio con la entidad, por valor de 40.000 euros, con los que se propone alcanzar hasta 40 nuevas convivencias que permitan seguir fomentando la cultura de la bienvenida.

La entidad Refugees Welcome se encarga de buscar a personas que quieran compartir vivienda durante un periodo mínimo de seis meses, buscando intereses comunes y afinidades entre la persona solicitante y la acogedora. Durante el tiempo que se lleva a cabo la experiencia, la entidad promueve que las personas acogidas dispongan de un espacio de socialización que les permita tejer una red de amistades en su entorno, así como la práctica de las lenguas catalana y castellana.

El proyecto tiene la voluntad de beneficiar a cualquier persona refugiada, se encuentre en una fase o en otra. No obstante, desde el consorcio se priorizará a las personas que se encuentren en una segunda fase, es decir, cuando estas personas ya disponen de una dotación económica que proviene del Estado, pero que siguen encontrando barreras para acceder en la vivienda. De esta manera, pues, se pretende garantizar una relación de compromiso pero no de ayuda entre la persona acogedora y la acogida.

Una ciudad de acogida

Desde el momento en el que la ciudad de Barcelona se declaró como ciudad refugio, en septiembre del 2015, una parte de la ciudadanía quiso abrir su casa para ofrecerse a acoger. A partir de ahora, esta voluntad de implicación ciudadana se canalizará a través del proyecto Refugees Welcome.

El Sistema Nacional de Acogida e Integración estatal ya prevé que, cuando solicitan el asilo, las personas sin recursos tengan un servicio de atención integral, incluido el alojamiento, por un periodo de seis a nueve meses. En una segunda fase, el Estado proporciona una ayuda económica para que estas personas puedan acceder al mercado libre de alquiler. En la última fase, la persona solicitante de asilo solo tiene ayudas puntuales del Estado.

La propuesta de Refugees Welcome, con el apoyo del Ayuntamiento de Barcelona y la colaboración de entidades y federaciones locales, tiene el objetivo de reducir las dificultades de las personas que se encuentran en la segunda o la tercera fase, teniendo en cuenta la realidad del mercado de alquiler de la ciudad.

Ninguna persona refugiada sin hogar

Si bien el proyecto acaba de aterrizar en Barcelona, son muchas las ciudades que desde hace tiempo lo ponen en práctica. La plataforma Refugees Welcome, nacida en Alemania, está presente en ciudades de doce países de la Unión Europea, en Canadá y Australia. En el afán de buscar alternativas de vivienda para las personas refugiadas, se han conseguido, hasta el momento, 1.100 convivencias, 36 de las cuales han tenido lugar en España.

Más información

Comparte este contenido

Whatsapp