OasiUrbà, ganadora del Premio del Consejo Municipal de Inmigración 2018

19/12/2018 - 13:25

Rafa Besoli

Premio. La asociación ha estado trabajando en el Raval informando, dando apoyo a familias y asesorándolas en procesos de mejora de sus viviendas.

El proyecto Punt Raval le ha valido a la Asociación OasiUrbà, que nace de la colaboración entre las entidades Base-A, Arquitectos de Cabecera y Bioarquitectura Mediterránea, el Premio del Consejo Municipal de Inmigración, CMIB, de este año.

El acto de entrega del premio se celebró en el Saló de Cent del Ayuntamiento de Barcelona, presidido por Asens, Lola López y Rodrigo Araneda, vicepresidente del Consejo Municipal de Inmigración de Barcelona.

El tema que se escogió y que ha sido el epicentro de las actividades del Consejo durante todo el año fue el derecho a la vivienda. Y precisamente Punt Raval es un proyecto que pretende mejorar las condiciones de vida en las viviendas de los vecinos y vecinas del barrio del Raval que se encuentren en riesgo de vulnerabilidad o de exclusión social.

Con un objetivo claro de transformación social, la asociación ha estado trabajando en el Raval informando, acompañando a familias y apoyándolas en procesos de mejora de sus viviendas. Victòria Tous, que recogió el premio en nombre de la asociación, lo explicó así: “Queremos huir del asistencialismo, queremos que las familias, durante el proceso de mejora de su vivienda, se empoderen gracias al conocimiento de todas las herramientas que tienen a su alcance”.

Un derecho vulnerado

La activista Carmen Juares (Asociación Mujeres Migrantes Diversas) presentó la jornada, que incluyó una conferencia a cargo de Maria Rosario Rodea de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca.

Rodea puso el acento en las condiciones especialmente duras y discriminatorias que implica el hecho de ser una persona inmigrante a la hora de buscar vivienda en la ciudad. Otro tema que se trató fue el alto porcentaje de población recién llegada afectada por la oleada de desahucios como consecuencia de las cláusulas abusivas e, incluso, trampas que algunas entidades financieras no tuvieron escrúpulos en utilizar para incrementar sus beneficios.

El acto fue amenizado por la actuación de Baishali Sarkar y Adi Mhaler, que, desde su propia experiencia como personas inmigrantes, desarrollan una propuesta musical serena perfecta para un acto de interculturalidad y justicia como el de la entrega del premio del CMIB.

El papel clave de las entidades

El día escogido para la entrega del premio coincide con el Día Internacional del Migrante. De esta manera, se reconoce no solo el trabajo de las entidades premiadas, sino también el de todas las organizaciones de la sociedad civil que se dedican a facilitar y dar apoyo a las “vidas migradas” en Barcelona.

Como dijo Carmen Juares durante la presentación, estas entidades son el contrapeso y la esperanza ante los discursos de la insolidaridad, del miedo y del rechazo a los demás.

También fue contundente al asegurar que “nos reunimos aquí para reconocer a las entidades y darles las gracias, pero también para seguir luchando por una sociedad mejor, para no desanimarnos, para salir adelante y para hacer frente desde la primera línea al racismo y la exclusión”.

Lola López, comisionada de Inmigración, Interculturalidad y Diversidad, entregó la mención especial, que también se otorga cada año a una entidad miembro del CMIB, a Fedelatina (Federación de Entidades Latinoamericanas de Cataluña), por su participación activa en el Consejo durante este 2018.

Para acabar, Jaume Asens, teniente de alcaldía del Área de Derechos de Ciudadanía, Cultura, Participación y Transparencia, felicitó a las entidades y a las personas asistentes: “Si Barcelona es hoy una ciudad abierta y acogedora es, en gran medida, gracias a todos vosotros. Personas anónimas y entidades que habéis convertido la acogida en una forma de entender la vida”.

 

 

 

 

Comparte este contenido

Whatsapp