De Marruecos a Barcelona, resistencias y asilo LGTBI

20/05/2019 - 10:57

Redacció

Refugio. Un documental realizado por ‘La Directa’ muestra la estigmatización de las personas marroquíes LGTBI, tanto en su país de origen como durante su búsqueda de asilo.

El 15 de mayo el Centro LGTBI de Barcelona tuvo que habilitar dos salas de proyección para acoger a todo el público que asistió al estreno de ‘Fugir per estimar i ser’, un documental que relata el acoso institucional y social que sufren las personas LGTBI en Marruecos y la decisión que algunas de ellas han tomado de huir y solicitar asilo en el Estado español.

Una huida, sin embargo, que no les garantiza automáticamente la consecución de su sueño de “amar y ser” en paz, como nos explican en la película sus protagonistas.

El documental, que ha sido realizado por periodistas de La Directa en coordinación con la Comisión Catalana de Ayuda al Refugiado (CCAR) y el Servicio Civil Internacional (SCI) de Cataluña y ha contado con el apoyo de la beca Devreporter, se desarrolla en torno a dos ejes: las resistencias en Marruecos y la demanda de asilo en territorio español, en concreto en Barcelona. También trata el funcionamiento del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Ceuta, donde los migrantes esperan ser enviados a distintos puntos de la península.

Resistencias en Marruecos

Los testigos de las personas LGTBI que viven en Marruecos son, cuando menos, chocantes. En muchos países del mundo la homosexualidad todavía está penada por la ley, y Marruecos es uno de estos países. Según explica Oussama Bourouja, activista de Akaliyat (‘minorías’, en árabe), asociación que defiende los derechos y las libertades de las personas LGBTI en Marruecos, “la ley 489 del código penal marroquí nos puede comportar penas de seis meses a tres años y multas por mostrar en público escenas dichas ‘lascivas’ entre personas del mismo sexo”. Lo relata en el coloquio posterior al estreno, pero por videoconferencia. Finalmente no ha podido asistir a un acto donde estaba invitado porque no le han dado el visado.

“La ley en Marruecos nos puede llevar a la prisión por escenas dichas ‘lascivas’ entre personas del mismo sexo”

Oussama es el único protagonista que vive en Marruecos y que ha mostrado su cara en la película. Asegura que no quiere marcharse de su país, porque cree que es allí donde tiene que trabajar, a pesar de las persecuciones y el peligro a que se expone.

Las otras personas protagonistas entrevistadas en Marruecos no se ven con ánimos de aparecer explícitamente en el documental por miedo a represalias y a la actitud de su propia familia. En Marruecos un 67 % de la población declara que se sentiría muy incómodo si su vecino fuera LGTBI, según datos de la Asociación Internacional de Gais y Lesbianas (ILGA).

Una de las realizadoras del documental, Victòria Oliveres, explica en el marco del coloquio posterior a la proyección del filme que el gran reto de la realización fue conseguir que personas LGTBI marroquíes que se encuentran en grandes dificultades para vivir una vida digna quisieran contar su historia. Oliveres considera que estas personas son muy valientes, porque, a pesar de los planos indefinidos, cortados y muy bien escogidos por los realizadores del documental, podrían llegar a ser objeto de persecuciones si las descubren.

Huir tampoco es un camino de rosas

Los que se consumen bajo la presión insufrible y se pueden permitir huir a países como España tampoco lo tienen fácil; al contrario, la demanda de asilo no garantiza una vida digna. Por un lado, porque solo una de cada cuatro solicitudes termina con una resolución favorable, y además, el colectivo LGTBI se encuentra con obstáculos añadidos.

Los insultos y la estigmatización no terminan una vez presentada la solicitud de asilo en Ceuta

“Estas personas no tienen documentos que acrediten la persecución”, dice Yolanda Nieves, del CCAR, y por lo tanto les es todavía más difícil explicarlo”. Además, continúa Nieves, “en las primeras entrevistas de solicitud de protección internacional se encuentran con policías poco formados o que directamente tienen prejuicios. Incluso los intérpretes pueden presionar a las personas que están contando su periplo”.

Todavía más sorprendente es el relato de algunos protagonistas del documental, como el de Magia, una joven transexual que, aunque ha conseguido que su solicitud haya sido admitida a trámite y, por lo tanto, podría ir a cualquier lugar de la península para trabajar y vivir allí, está retenida en el Centro de Estancia Temporal de Extranjeros de Ceuta desde hace meses. Esta situación se agrava por la actitud del personal del centro y de compañeros y compañeras de petición de asilo, que no siempre aceptan a las personas LGTBI. Los insultos y la estigmatización continúan.

Barcelona, un refugio

El documental también da voz a algunas personas marroquíes demandantes de asilo por motivos de orientación sexual que se sienten acogidas tanto por entidades civiles como Acathi, que les da cobijo, una especie de “segunda familia”, como por el Gobierno de la ciudad, a través del programa Nausica, que complementa la ayuda estatal y ofrece un seguimiento específico a personas LGTBI, tal como asegura Ignasi Calbó, director del plan “Barcelona, ciudad refugio”, del Ayuntamiento de Barcelona. A pesar de eso, los migrantes LGTBI pueden seguir teniendo dificultades en su día a día, por ataques homófobos pero también xenófobos, a causa de sus orígenes culturales y religiosos.

La realización de documentales como Fugir per estimar i ser y la existencia de espacios como el Centro LGTBI de Barcelona, sede del estreno, siguen siendo necesarios para visibilizar realidades tan duras y próximas como la de las personas LGTBI en Marruecos, que se repiten en muchos otros lugares del mundo.

Próximas proyecciones programadas:

Miércoles, 22 de mayo, a las 20.00 horas
Academia de las Ciencias Médicas (calle Major de Can Caralleu, 1-7)
Organizado con la Sociedad Catalana de Sexología

Jueves 27 de junio
“Cine al aire libre, ¡cine de luchas!” en el Ágora Juan Andrés Benítez.
Organizado por el Servicio Civil Internacional

Comparte este contenido

Whatsapp